3 jun. 2013

Marcelo Bielsa y una nueva lección

El pasado 30 de mayo, Marcelo Bielsa ofreció otra gran conferencia de prensa en la cual desarrolló nuevos conceptos, en lo referente a la gestión futbolística y de recursos humanos en la pasada temporada con el Athletic Club. Aquí les dejamos lo más destacado de una nueva lección de fútbol y vida:

“Cuando yo era chico, y vivía en un barrio, la gran novedad o logro era tener un auto, y cuanto más lujoso era el auto más reconocimiento para la familia que lo había obtenido. Pero había una distinción para nosotros, el reconocimiento a la familia era en función de qué había hecho para conseguir ese auto. Había familias que trabajan padres e hijos y se compraban un Seat. Y había familias que se ganaban la lotería y se compraban un Mercedes Benz. Y nosotros valorábamos al que trabajaba mucho y se había comprado el Seat. Le doy ese ejemplo porque a partir de ahí aprendí que no se evalúa lo conseguido sino lo merecido. Primero hay que ver si el medio está de acuerdo con que se evalúe lo merecido y no lo conseguido, la respuesta es no”

“Le voy a poner un ejemplo. Yo cada vez que evalúo un partido que juega el Athletic lo evalúo yo, lo evalúan 3 componentes del cuerpo técnico, y lo someto a evaluaciones profundas que no tienen que ver con el equipo pero que yo les respeto mucho la opinión. Por supuesto, que leo lo que hablan los especialistas, los medios de comunicación, porque en ese apartado encuentro aportes para afirmar lo que pienso o para lo contrario. Le voy a leer los calificativos que mereció la última actuación del Athletic ante Levante: fútbol paupérrimo, penoso, lamentable, frío, gris, flojo, falto de idea, impotente, con equivocaciones en las decisiones, falto de inspiración e impreciso. De todas las calificaciones, solo hay dos con las que coincido: falto de inspiración e impreciso. Las actuaciones individuales contra el Levante fueron de 6 para arriba, salvo Susaeta y Herrera que no estuvieron en ese nivel, el comportamiento físico del equipo fue pleno, aún con un hombre menos. La elaboración de juego, circulación de pelota, fue de las mejores que hicimos desde que estoy aquí. Al equipo le faltó pase final, ni llegó a faltarle eficacia porque para que le falte eficacia tiene que haber remate. Cualquiera que esté aquí viendo los entrenamientos sabe que si hay algo que hemos entrenado es el pase final: acá se han dado más de 2000 pases finales en desarrollo de jugadas. Aparte, nunca dominamos tanto un partido Yo voy evaluando cada cinco minutos los porcentajes de dominio y nosotros no cedimos ningún segmento. Los ataques terminaron todos en el área rival. Efectivamente, nos falló el último pase y ni estuvimos en condiciones de patear al arco, pero dentro de ese contexto generamos más opciones que el rival, jugamos 30 minutos con un hombre menos, y no porque yo nunca opine sobre los arbitrajes es que ignore cómo son los arbitrajes, y el último arbitraje que observé sé qué tipo de arbitraje fue. Entonces, imagínese que un equipo que merece ganar justamente, que ataca todo el partido, que pierde la pelota cerca del arco rival. ¿Consiguió? No. ¿Mereció? Sí mereció. ¿Qué tal la calidad de los recursos que utilizó? Nobles. Entonces, claro, si eso es penoso, paupérrimo, lamentable, frío, gris, flojo, falto de ideas, con equivocación en las decisiones o impotente, obviamente los criterios que yo tengo de evaluación no son los mismos que los que imperan. Con un agregado: si usted lee las crónicas va a encontrar que la derrota fue injusta, que las actuaciones individuales están bien calificadas. Entonces hay un punto de dificultad para establecer una evaluación en común, porque cuando yo hablo con ustedes imagino que hablo con el público sino no hablaría con ustedes, ustedes simplemente son un vehículo entre el público y yo”

“El juego solo puede ser analizado desde 3 puntos de vista: 1) La fidelidad al estilo, jugar de una manera cualquiera sea. 2) El dominio, quién posee la pelota. 3) La cantidad de llegadas. La más importante es la cantidad de llegadas, porque si un equipo no domina, pero llega, hay que admitirle… por eso vio que hay gente que jerarquiza la posesión y hay gente que la desprecia, porque lo importante no son los porcentajes de posesión, lo importante es la cantidad de llegadas que usted obtiene. Si son acompañadas por posesión, bienvenido, y aparte es lo que al público le gusta. No perdamos de vista que el equipo que tuvo más posesión en los últimos cuatro campeonatos de liga ha sido el Barcelona y es el equipo más admirado en el mundo, aunque nos olvidemos demasiado rápido, porque los equipos dejan de ser admirados inmediatamente que gana uno diferente al último que ganó. Pero la posesión tiene que ver con la belleza, con lo atractivo, con cómo el público se vincula con eso”

“Cuando uno tiene que cotejar sus opiniones con un abanico tan grande de gente que evalúa sobre lo que uno hace, tiene que tomar un parámetro. El parámetro no es a partir de la coincidencia, sino a partir de las divergencias. Las coincidencias uno no las explica, no las profundiza, no las recorre. Las divergencias sí”

“No debe ser evaluado lo que se obtiene, sino lo que se merece. Si hubiera habido una cierta justicia en los merecimientos, el equipo tendría 12 puntos más. Por supuesto, este tipo de mensaje sirve para ser ridiculizado. Usted si lee todo lo que se publica habrá dicho: “La particular forma de evaluar que tiene Bielsa sobre los reconocimientos…” Diciendo “este idiota nos quiere convencer de que tenemos 15 puntos menos y eso no es cierto”, pero yo estoy a disposición de exponer… mire, esto es una síntesis de mi análisis punto por punto, minuto por minuto, partido por partido. En ese aspecto, sí creo que los merecimientos fueron superiores a los logros”

“Si usted quiere responsabilizarme, hay una responsabilidad máxima: no logré el estado de forma ideal de cada uno de los jugadores. Esa es la gran responsabilidad que tengo yo”

“No es un valor menor haber estructurado un equipo que cuesta 20 millones de euros menos anualmente que en el que yo comencé. Desde que llegué yo, hasta ahora cuenta con 15 jugadores menos, con un ahorro de 20 millones de euros. Después hay que ver qué jugadores se van por decisión mía y cuáles no, y qué ha sucedido con los que se van por decisión mía, porque es muy fácil adelgazar el presupuesto del club y que los jugadores triunfen fuera de ese club"

“El trabajo del Bilbao Athletic en estas dos temporadas es un trabajo magnifico reflejado en que ha provisto de cinco jugadores potenciales en una plantilla de 22. Me refiero a Kepa, Ramalho, Ruíz de Galarreta, Ibaí Gómez y Aymeric Laporte. Ese porcentaje es altísimo en un proyecto de provisión de jugadores formados en la institución a un primer equipo. ¿Para dónde es el primer elogio frente a eso? Para Ziganda y para Amorrortu, que son los responsables. ¿Para dónde es el segundo elogio? Para los que precedieron a Ziganda y Amorrortu, que fueron los responsables de la presencia de los jugadores aquí. Y yo también algo tengo que ver porque Ramalho jugó contra Cristiano Ronaldo y una final por el descenso frente a 40.000 personas y no fracasó, lo que lo convirtió en jugador de primera división. Entonces, mi relación con el Bilbao Athletic es una relación fructífera para la institución. Mi relación con la conformación del plantel es una relación fructífera, desde mi punto de vista, y le certifico esto con un agregado más: he analizado partido por partido, todas las competencias que han desarrollado, todos los potenciales jugadores que suenan para llegar al Athletic. Todos los que suenan para llegar los he analizado en cada una de sus actuaciones, de todos los que usted imagina, todos, y de todos ellos, todos los partidos. Quiere decir que tengo clarísimo las cualidades de esos jugadores. Desde mi punto de vista, y disculpen la vanidad, yo tengo autoridad para que mi opinión respecto de jugadores de fútbol tenga peso, porque trabajé 15 años en selecciones nacionales eligiendo jugadores, trabajé 10 años en las divisiones inferiores de Newell’s participando de un proceso formativo con Griffa, que fue el más importante en Latinoamérica en el tiempo que se dio. Entonces, eso me da cierta autoridad para que mi opinión sea valorada. Entonces yo le digo, todos los potenciales jugadores que pueden llegar al Athletic de Bilbao, excluyendo a aquellos por los cuales hay que pagar su cláusula de rescisión superior a los 20 millones de euros, ninguno de esos es superior a los que el Athletic posee. Desde mi óptica, los 22 jugadores que dejo como resultado del trabajo que hice durante dos años, promoviendo, desarrollando y excluyendo, porque lamentablemente tengo la función de incluir y excluir. Esos 22 no son mejorables, salvo con jugadores que valgan lo que su cláusula de rescisión indican, y me refiero a jugadores de 20 millones de euros. Mire, quiero ser cuidadoso en lo que digo, no me corresponde opinar respecto de lo que suceda de aquí en adelante, pero me corresponde defender, no por mí, sino por el colectivo que represento, porque hasta la semana que viene sigo representando a mis compañeros de trabajo y a 25 jugadores que han trabajado con una entrega absoluta. Entonces tengo la obligación de decir: los 22 que yo dejo, no son mejorables, desde mi punto de vista, ojo, desde mi punto de vista, porque no soy el dueño de la verdad”

“Yo cometí un error muy serio aquí, que fue el altercado de las obras, y quiero dejar claro, reiterar mi procedimiento en esa cuestión. Protagonicé el incidente que tuve con quien representó en ese momento a la empresa. Obviamente fue inmerecido y fue una repercusión sobre el más débil. Cuando tomé consciencia que había actuado operando sobre el más débil fui y busqué al verdadero responsable, y le dije delante de este hombre: “Me la agarré con este hombre que no tiene la culpa, pero el verdadero responsable sos vos”. Después, fui e hice la denuncia que le permitía tanto a la empresa como al empleado actuar judicialmente con todos los derechos sobre mí. Antes de hacer la conferencia de prensa le pedí al presidente que me acompañara y le expliqué lo que iba a decir. Por supuesto, no lo haría de nuevo. Yo dije toda la verdad, pero hace mucho que sé que decir la verdad no justifica hablar. La verdad debe ser dicha cuando uno tiene el rol de conductor si el efecto de decirlo mejora al colectivo, no si mejora a quien lo dice. Yo digo muchas menos cosas de las que conozco y las que sé, y hay muchas verdades que no expreso justamente porque uno tiene que decir la verdad no para que la verdad que diga mejore mi imagen sino para que mejore el colectivo, responda a los intereses de todos. Cuando dije lo de las obras, todo lo que dije es verdad, es cierto. Pero no mejoré, con esa frontalidad y sinceridad, las necesidades de todos. Ese es el único punto ético de comportamiento que yo lamento, y lo refresco en este momento para volver a precisar ese error de comportamiento”

“Cuando uno tiene el poder no puede argumentar que no ha resuelto las cuestiones que se resuelven con el poder que se le asignan. Mi gestión me hace sentir orgulloso de lo que hice: lo que me tocó resolver era de difícil resolución, y estoy orgulloso de haber desarrollado esa tarea con los compañeros que estuvieron a mi lado, los jugadores y el cuerpo técnico. Fue mucho más difícil resolver lo que tuvimos que resolver este año, que obtener lo que obtuvimos el año pasado. Del éxito y del fracaso se sale vestido, la vestimenta con la que salen estos 22 jugadores de cara al futuro es mucho mejor que la vestimenta con la que salieron los 22 jugadores después del éxito. No supe gestionar el éxito, sí supe gestionar la adversidad. Mi convencimiento es que lo próximo encontrará futbolistas más maduros, más conscientes, más desarrollados. Por eso me siento mucho más cercano al equipo que recorrió la adversidad que al que recorrió el éxito. Porque el que recorrió el éxito salió dañado, el que recorrió el fracaso van a ver que sale fortalecido”

“Cuando mi equipo gana, y gana con regularidad, no reviso mucho las opiniones que giran alrededor de él. Lo puedo hacer por vanidad porque hablan bien, por hobbie porque me sobra tiempo, pero no lo necesito. Pero cuando mi equipo pierde, sí lo necesito. Porque en la adversidad, los mensajes que surgen del alrededor convergen al primer equipo, a los intérpretes”

“Después de tantos años de vincularme con los medios de comunicación, tengo desarrollada la percepción de la intencionalidad de la pregunta. Por supuesto, tenemos la piel más sensible y reaccionamos a cualquier estímulo, porque le tenemos miedo, entre comillas, y ustedes lo saben, y eso explica por qué reaccionamos exageradamente. Pero si bien reaccionamos a veces exageradamente, también aprendemos a percibir la intención de quien opina, y en el caso mío he pasado por lo peor en la relación con ustedes, porque protagonicé el mayor fracaso del fútbol argentino que fue la eliminación de la Selección Argentina en Korea-Japón, y fui maltratado de manera increíble, insuperable, no lo superé más a eso. Entonces, sé de qué se trata cuando hablo del dolor que te provoca la opinión del otro, cuando la opinión más que justa es revanchista”

“A mis hijas, si fracasan en un examen, lo único que observo es si estudiaron lo suficiente. Si no tuvieron estatura psíquica para expresar lo que sabían, si estaban nerviosas, o lo que sea, yo no digo: “Mirá, todo lo que hiciste no sirve para nada porque no dispusiste de tu saber”. Lo importante no es disponer, sino desarrollar para que fructifique”

“Mi mujer un día me dijo una cosa que nunca la voy a olvidar. Me dijo: ‘Me gustaría ser vasca’. Y yo la miré con mucho rechazo, yo no quisiera que fuera vasca. ¿Y por qué te gustaría ser vasca? Porque no se van de boca. ¿Y qué quiere decir que no se van de boca? ¿Hablan poco? No, hablan mucho, pero dicen lo necesario. Para decir lo necesario, no hace falta hablar poco, se puede hablar mucho. Hablan mucho, sí, pero nunca dicen lo que no corresponde”

“¿Usted vio que el mundo del fútbol cada vez se parece menos al aficionado y cada vez se parece más al empresario? Los empresarios que se adueñan del fútbol creen que los aficionados son asimilables a los 30.000 operarios que tienen trabajando. Y un aficionado no es un operario. Un operario trabaja, un aficionado siente. No se debe tratar a un aficionado con los códigos de un operario. Como el mundo del fútbol, como el resto del mundo, es de los empresarios, los empresarios nos tratan sólo en función de la productividad que somos capaces. Es decir, el gerente le dice al capataz que éste tiene que tornear X cantidad de piezas, pero se le murió la mamá ayer. “Eso fue ayer, hoy tiene que tornear…”. Quiere decir, no importan las justificaciones, importa la cantidad de piezas. En el fútbol impera la misma lógica. Pero es una lógica peligrosa, porque, mire, si usted no premia un proceso que obtuvo menos de lo que consiguió, no hay mucho riesgo. Pero si premia un proceso que lo que consiguió lo hizo de manera inmerecida, sí hay mucho riesgo. ¿Qué hace el mundo contemporáneo? No importa… ¿vos tenés un Mercedes Benz? Vos estás arriba…”

“El mensaje debería ser: premiemos lo que se obtiene merecidamente y con recursos lícitos”


“El equipo que gana a través de esperar el error contrario, no está más autorizado al éxito. Está menos autorizado, es menos probable que suceda. Por eso le digo que no se preocupe si no se premia un proceso que obtuvo menos de lo que merecía, no debería generarnos preocupación porque la injusticia es muy común. Pero cuando se premia como bueno algo que no es bueno, que es casual, eso sí es dañino, porque enseña a todos los que observan que un atajo te lleva al objetivo, y un atajo, normalmente, no te lleva a un objetivo”

1 comentario:

  1. Esta gran rueda de prensa se puede ver en youtube gracias al athletic. QUe grande y transcendental es el maestro Bielsa, reconozco que no lo conocía antes de llegar al athletic, pero me ha enamorado en lo futbolístico y en lo humano, lo seguiré allá donde vaya, y ojalá le vaya bien siempre.

    ResponderEliminar