19 feb. 2012

Conferencia de Bielsa 18/02/12

“Cuando uno evalúa el rival que le toca enfrentar, primero que nada considera el nivel individual, los jugadores que tiene, el desarrollo colectivo, juega de una manera reconocible, con buen trato de pelota, con variedad en la forma de atacar, así que en cualquier caso va a ser un disputado”

“¿Usted se refiere a alguna pregunta en particular? Para construir una sensación de esa naturaleza uno seguramente se apoya en respuestas que podrían haber sido más extensas y fueron breves. Si me preguntan la coincidencia de mi sobrenombre con las dos primeras sílabas del equipo rival (Lokomotiv), sinceramente cuando me hacen esa pregunta no se como contestarla. Porque usted, supongo, me interpretó parco, me gustaría no que acompañe mis opiniones sino que las discuta. Esa fue una pregunta, la otra pregunta fue si reconocía individualidades del rival, y dije lo que pienso, que es un rival que no destaca porque uno sea especialmente mejor que otros, sino por el nivel colectivo general. Y le doy un ejemplo muy claro: quedó afuera del equipo el goleador, el capitán, y un integrante de la selección rusa para que ingrese otro jugador. Eso habla de que hay disputa, de que hay similitud en los integrantes. Me preguntan qué opino de los refuerzos, y de los refuerzos opino que seguramente quien los evaluó considerará que eran aspectos del equipo que debían ser mejorados. (…) Cuando alguien evalúa si eso es excesivo (entrenar doble o triple turno, o en el mismo día de partido), primero le digo que nuestro rival también entrenó a la mañana y a la noche. Segundo le digo que es muy común, cuando los partidos se juegan a la noche, entrenar el mismo día de partido. Tercero, si alguien conjetura sobre una decisión que yo tomo, rotundamente no puedo desautorizar a quien esta expresando. Tal vez, puede que si, puede que no, según como se mire. Hasta recién, se consulta sobre la parquedad de la posición, y luego cuando yo voy dando las explicaciones son todas adhesiones a los segmentos que componen la idea general”

“Respondí literalmente lo mismo que allá (en Rusia). Ahora, me estoy explayando respecto de la falta de ser consecuente con una posición porque si yo le planteo a usted una posición, y le digo ‘¿me la puede sustentar? – no, no puedo, es una generalidad’, tomo los segmentos y en cada segmento usted esta de acuerdo, entonces, ¿cómo construyo la sensación que le permitió la generalidad que indica el sentido de la pregunta? A mí, estando en un país que no es el mio, y no solamente que no es el mio, sino en el que estoy representando a otro país que tampoco es el mio, no me gusta ser descripto como desatento, o como parco, o como ‘¿qué le pasa a este?’. Entonces, para fijar esas posiciones lo esperable sería, especialmente ustedes que son los damnificados, entre comillas, de mi parquedad, que digan ‘mire, esta respuesta merecía un tratamiento distinto al que usted le dio’. No se si queda alguna otra pregunta que yo contesté de manera sintética o parca… Hay una frase que dice que ‘no puede ser más breve porque le falto tiempo’. No puedo ser más breve porque me falta tiempo, pero desearía ser más breve, no ser más locuaz. Lo que pasa es que la locuacidad alimenta más una necesidad que tiene que ver con el oficio de ustedes (periodismo) que con el mío”

“La verdad, a mi me decepciona como usted defiende su pregunta. ¿Me entiende? Porque si la defiende con tan poca convicción, tengo que pensar que la formuló sin revisarla lo suficiente. Es una pregunta cuidadosa, pero es una referencia a lo mismo que usted señala, se dice ‘¿quién se cree que es? ¿Qué le pasa a este?’. El tema que usted toca, que lo toca con muchísimo cuidado, delicadeza, es también tocado de una manera peyorativa, de una manera despectiva. Entonces, esa manera peyorativa y esa manera despectiva, usted no la utiliza, pero sí fue así tratado el tema. Usted dice entonces ‘el tema lo amerita’, porque si alguien te trata despectivamente por un tema que no lo amerita… Usted toca el tema, cuando veo que lo tiene que defender, no lo defiende. Entonces digo, ‘pucha, este tema, que genera un tratamiento despectivo, después no es defendido del mismo modo’. Es una pregunta que usted construyó sin sustento. Cuando uno tiene una inquietud tiene que decir, ‘mire, yo pregunto porque a mi me parece que la realidad indica tal cosa’, ¿me entiende? Usted me esta preguntando sobre una realidad que la describe de un modo determinado, y cuando yo le digo ‘mire, para construir esa descripción ¿en qué se basa?’, y usted me dice ‘no, es una generalidad’, entonces cuando yo tomo las partes usted me dice ‘tiene razón, tiene razón’. Es un exceso de meticulosidad, producto de que no tenemos cosas importantes de las que hablar”

“Usted perfectamente distingue cuándo un equipo es débil defensivamente por diferentes motivos. Un motivo, son los errores individuales. Un motivo, son las repercusiones que genera errores en un sector del campo diferente al defensivo, pero que repercuten en el sector defensivo. Y el tercer error son los errores de funcionamientos, que se hacen visibles cuando hay más jugadores del equipo rival que del propio en un sector inconveniente. ¿Me va siguiendo? Yo tengo que contestar así… A mi no me gusta dar clases, ni disertar porque me pongo en una posición de vanidad que me incomoda, pero tengo que contestarle de ese modo. ¿Me entiende lo que le quiero decir? Quiero respetar la pregunta que usted me hace. El otro factor que indica que una defensa defiende mal, es cuando hay incompatibilidad entre el que defiende y el que ataca. Si usted a un delantero de 1,90 mts lo empareja con un lateral de 1,70 mts, evidentemente hay un error en la construcción de la idea defensiva”

“Cuando uno le hace concesiones a la recuperación, para favoreces la creación, esta estableciendo una especie de pacto. Es decir, vamos a defender un poco peor, pero intentaremos atacar un poco mejor”

“Me cuesta mucho en el fútbol imaginar qué es lo que va a pasar. Siempre que quiero imaginar qué es lo que va a pasar y elaboro una posible conclusión, inmediatamente desconfío de la idea que generé, porque el fútbol me parece absolutamente inabordable en ese sentido”

“Los segmentos del fútbol son mutantes, cambian, varían, y creo que esto de ser futbolista, aparte de ser un juego, es un oficio, y que ese oficio se consolida viviendo muchas situaciones similares para aprender a distinguir sin demasiado análisis, simplemente por impulso, las respuestas adecuadas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario